jueves, 14 de febrero de 2013

Enfermedades raras también en los ojos ¿las conoces?




Muchos de ustedes habrán escuchado alguna vez el término "enfermedades raras". Pues bien, los ojos no escapan a la posibilidad de sufrir este tipo de patologías, de las que apenas hay investigaciones profundas o tratamientos certeros. Los profesionales de la Oftalmología nos encontramos con casos de este tipo a lo largo de nuestra carrera, dado que aunque se den en un porcentaje mínimo de la población, eso no quiere decir ni mucho menos que estemos ante enfermedades en vías de extinción. Debemos tener en cuenta que en su gran mayoría se trata de afecciones congénitas, algunas de las cuales pueden derivar en ceguera.

Permítanme que les enumere algunas de ellas:

Aniridia: las personas que la padecen carecen de diafragma ocular y su ojo tiene la apariencia de tan solo poseer una prominente pupila. Esta patología afecta gravemente a la agudeza visual del paciente, que suele desarrollar cataratas y otras enfermedades asociadas.

Acromatopsia: los pacientes tan solo pueden observar el mundo en blanco y negro. Se trata de una enfermedad genética. Está provocada por una anomalía en las células de la retina que captan el color, aquellas que son fotorreceptoras. 

Nictalopía: provoca dificultad para ver en condiciones de poca luz. Esta enfermedad, a diferencia de las otras, puede surgir por un déficit de vitamina A o por una lesión, aunque también puede presentarse desde el nacimiento.

Oncocercosis: esta enfermedad es causada por un gusano. Se le conoce también como ceguera de los ríos. Puede provocar daños irreparables en los tejidos que deriven en una ceguera irreversible. 

Estos son solo algunos ejemplos, existen más como los efectos provocados por el albinismo en la visión y otras enfermedades similares.